El color en la arquitectura actual


©Christopher Janney
Aunque el blanco sigue siendo el preferido en arquitectura e interiorismo, no en vano incluye todos los colores del espectro y es el favorito de la luz, en las últimas décadas el color se ha ido apuntando a la arquitectura cada vez más. Con la versatilidad que proporciona el color, las nuevas construcciones adquieren vida y movimiento, se fragmentan y transforman, adaptándose a los nuevos requerimientos.

El Profesor Juan Serra, del instituto de restauración del patrimonio de la UPV, y sus compañeros del grupo de investigación del color, analizaron recientemente una docena de obras de distintos arquitectos de los siglos XX y XXI. Tal y como publicaron en la revista "Color Research & Application", de la investigación extrajeron cuatro conceptos fundamentales: la fragmentación, la transformación, el movimiento, y la novedad. Por medio de estos cuatro conceptos se puede explicar la disposición y aplicación del color en la mayor parte de la arquitectura actual:

1º. Fragmentación:

Los colores son como códigos que indican que cada fragmento tiene un uso o una tipología diferente, como ocurre en el Mirador de Sanchinarro en Madrid (España), de MVRDV y Blanca Lleó, donde el color refleja que al interior conviven distintas tipologías.

Imágen via wikipedia

2º. Transformación:

En la Torre Agbar de Barcelona (España) inaugurada en 2005, obra del arquitecto Jean Nouvel, la utilización de chapas de aluminio y lamas de vidrio móviles en fachada modifican la percepción del edificio según incide la luz en cada momento del día. Por la noche, un sofisticado sistema de hardware y software, unido a la tecnología LED, genera imágenes luminosas en toda la fachada.

Imágen via wikipedia
En el Estadio Alianz Arena de Múnich (Alemania) inaugurado también en 2005, diseño de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron, los paneles permiten iluminar el estadio con colores diversos en función del equipo que juegue en ese momento: Rojo cuando juega al Bayern, Azul cuando juega el equipo local TSV 1860 de Munich, y Blanco cuando lo hace la selección alemana.

Imágen via wikipedia
En el Palacio de Congresos Kursaal en San Sebastián-Donostia (España), inaugurado en 1999 y obra del arquitecto Rafael Moneo, gracias a la doble piel de vidrio prensado que recubre "los cubos" e incorpora un moderno sistema de iluminación, estos se iluminan de noche a menudo con distintos colores, dibujos y motivos, haciendo referencia a los distintos acontecimientos que hay en la ciudad.


3º. Movimiento:

Existen lugares donde la publicidad y el espectáculo se desplazan velozmente, como el Times Square de Nueva York, pero la percepción del movimiento también puede conseguirse mediante el color estático. Una gama de tonalidades diferentes del mismo color, o una gama de colores diferentes, a lo largo de una sucesión de elementos en un espacio, puede interpretarse como una partitura musical, puede aportar ritmo y por lo tanto movimiento. Así sucede por ejemplo en la Harmonic Convergence, instalación realizada en 2011 en el aeropuerto Internacional de Miami por el compositor y arquitecto Christopher Janney.

©Christopher Janney

 4º. Novedad:

Hoy se pueden trasladar los pixels de las imágenes digitales a los edificios, gracias a las aplicaciones informáticas de las nuevas tecnologías.
En la Cubierta del mercado de Santa Caterina de Barcelona (España), inaugurado en 2005, los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliabue emplearon este recurso en una cubierta de colorido mosaico diseñada por Toni Comella.

Imágen via wikipedia
En el Museo de Arte Contemporáneo de León (España), inaugurado en 2005, de los arquitectos Mansilla y Tuñón, los vidrios de colores se inspiran en las vidrieras góticas de la catedral.

Imágen via wikipedia